Empiezo a emprender y llegan las primeras dudas

¿Cuál es la diferencia entre logotipo y marca?

 

Cuando estamos emprendiendo un negocio, hay que tener tantas cosas en cuenta, que no somos conscientes de todo lo que debemos de trabajar la empresa “ANTES” de lanzarnos al mercado, antes de gastar ni un solo euro. Y no hablo de trámites burocráticos, búsqueda de proveedores, compra de inmovilizado,… Si no, de la planificación previa de trabajar nuestra propuesta de valor, lo que hace que nos diferenciemos en el mercado. Trabajar algo tan básico como nuestro nombre empresarial, conocer nuestros costes y aprender a poner precio a nuestros servicios, saber y conocer a nuestros futuros clientes y nuestra competencia. Los que conocéis el método Canvas, ya sabéis a lo que nos referimos y si quieres conocerlo tú también, aquí te hemos dejado toda la información para que te ayude a lanzar tu negocio ⭢ MÉTODO CANVAS.

Si a esto le sumamos que habitualmente al hacernos empresarios (autónomos) en muy pocas ocasiones la persona emprendedora tiene formación empresarial, pues hace que todo sea un mundo y se te haga un poco bola la situación. Por ello, hoy queremos compartir nuestra experiencia y conocimientos, para ayudarte a que tengas más información a la hora de dar un paso tan importante, como es tener tu marca.

Para mi yo emprendedor de 2015, un logotipo era simplemente una forma de identificarnos visualmente en el mercado, para que nuestros futuros clientes sepan cómo nos llamamos y puedan reconocernos y adquirirnos. Trataba a la marca y al logotipo como si fuesen lo mismo. Pero que equivocada estaba, el logotipo forma parte de la marca y no es simplemente eso, sino que debe de ir acompañado de una buena estrategia. La marca es todo lo que acompaña al desarrollo de una empresa. Es mucho más que su representación visual (marca gráfica) y que su representación verbal (cómo habla la marca, el tono de voz), se trata de construir marca desde dentro. Pero para que lo veamos de una manera muy fácil, vamos a poner el siguiente caso práctico.

EJEMPLO

Caso práctico

Soy un emprendedor que fabrica “mermeladas ecológicas caseras con recetas tradicionales” y necesito un logotipo para darme a conocer en el mercado y comenzar a vender el producto.

NAMING «Biomer mermelada natural»

Problema o necesidad: necesito un logotipo para mi empresa

Empezamos a buscar en Google ¿Cómo se hace un logotipo?

Necesitamos un logotipo y aquí es cuando nos adentramos a entrar en canva, freepik u otras plataformas creativas. Donde cogiendo varios logotipos prediseñados, los mezclamos, elegimos una o varias tipografías que está en tendencia o nos gustan, ponemos nuestro nombre y realizamos nosotros mismos nuestro logotipo (del cual siempre estamos muy orgullosos, las cosas como son). ¡Genial!, ya tenemos nuestro logotipo y me he ahorrado mínimo 1000€. Para darme a conocer voy cogiendo plantillas de canva, aquellas que más me gustan o llaman la atención, les cambio el texto y la foto, y las publico en redes sociales (Instagram). Así es como empezamos a mostrarnos al mercado, principalmente a través de redes sociales y a vender por mensaje directo (aún no invierto en tener la web o tienda online). Además, las etiquetas de los botes de las mermeladas las hacemos nosotros mismos con plantillas que nos van gustando de canva y las mandamos a imprimir. Realizando nosotros mismos el packaging de nuestro producto, así lo voy modificando cada vez que necesito imprimir más.

Luego en el día a día, para promocionarnos hacemos publicaciones en instagram vamos viendo plantillas de diferentes estilos, colores, composiciones en canva y las vamos usando según el día. Incluso, el logotipo que hemos creado lo vamos cambiando cada vez que ves una plantilla de logotipo que te gusta más o cuando ves que no encaja bien porque no tenemos versiones del logotipo o es poco legible en el bote de la mermelada al imprimirlo.

Resultado

Logotipo hecho en Canva, adaptando una plantilla al naming de la empresa. Sin estrategia de marca, solo elementos visuales prediseñados y elegidos a gusto personal exclusivamente.

Tiempo: 15 min

CONCLUSIONES

El logotipo queda muy bonito y atractivo, parece que refleja que son caseros, por la casita ilustrada. Pero, realmente no hay una fase de investigación, análisis, estrategia ni representa valores de la empresa. Es simplemente, un identificativo visual.

Te puede gustar más o menos, pero no es único, por lo que no es diferenciador. Ese mismo recurso, esa misma ilustración puede ser usada para un hotel rural, una inmobiliaria, un salón de belleza, una floristería, un salón de bodas,… y por lo tanto, ese recurso lo vas a encontrar en muchos sitios. Por lo que, no te va a hacer único. Además, al cambiar continuamente el estilo, color, tipografías en las publicaciones en instagram he perdido el reconocimiento de marca. Ya que cada publicación parece de una empresa diferente, no tiene coherencia de marca y es imposible recordarla.

Los 1000€ que te has ahorrado, ha convertido a tu marca en una “Marca Frankenstein” afectando a la percepción que tienen tus clientes de tu empresa, en cuanto a calidad, credibilidad, reconocimiento, posicionamiento y fidelización. Conseguimos que nuestra marca que tiene un alto poder diferenciador por como es el producto, no se está diferenciando, no transmita seguridad, ni sea fácil de recordar, no se posicione en el mercado y no sepas muy bien a quien te diriges, ya que vas modificando la imagen de tu marca casi a diario.

Pues analizando la situación, ya vemos que lo que se dice ahorrar, no hemos ahorrado mucho. Más bien nos hemos puesto algunas piedras en nuestro propio camino, que, si de por sí ya es complicado ser emprendedor, nosotros mismos nos estamos frenando por el camino. Hay que saber diferenciar lo que es un coste, de lo que es una inversión. Contratar el branding o el packaging de una marca a un profesional con experiencia y formación no es un coste, es una inversión que va a dar sus frutos a corto y largo plazo.

¿Te has sentido identificado con el caso práctico?

Si es el caso, no te preocupes todo tiene solución y no te estamos recriminando en ningún momento nada. Ya que entendemos que es una práctica muy común y habitual en todos los ámbitos empresariales, y yo la he vivido en mi propia experiencia como emprendedora. El hecho de querer controlarlo todo y hacerlo todo nosotros, especialmente si podemos ahorrarnos un dinerillo nos hace querer saber de todo, pero en el fondo acabamos como locos y metiendo alguno que otro error.

Si te has visto reflejado en el caso práctico, es la situación actual de tu empresa, estás preparado y quieres cambiarla. Ha llegado el momento de delegar, esa palabra que tanto nos dicen otros emprendedores y que al empezar una empresa, nadie le hacemos caso, hasta que nos convertimos en “autónomos orquesta, que todo lo tocamos”.

Hablamos desde nuestra propia experiencia como emprendedores, principalmente para ayudarte, porque queremos que crezcas como empresa. Al final con los años es lo primero que aprendes, escuchar a la experiencia y delegar. Porque delegar en profesionales siempre es un acierto y una buena inversión. Así, podemos dedicarnos exclusivamente a lo que sabemos hacer y lo que nos hace únicos. Que en nuestra profesión el “tiempo es oro” y la gestión que hagamos de él, es crucial para nuestro éxito empresarial.

 

Ha llegado el momento de invertir en el branding de tu marca y solicitamos un presupuesto a un estudio de branding ¿Qué debemos tener en cuenta?

Problema o necesidad: necesito una marca para mi empresa

Lo primero es saber realmente lo que estamos contratando. Habitualmente cuando algún cliente viene al estudio a solicitar un presupuesto para que diseñemos su marca, casi todos tienen algo en común. Es principalmente tratar al logotipo, como si fuera una marca y por tanto, llegan al estudio queriendo que les diseñemos una marca (un branding), pero realmente se refieren al diseño visual de un “logotipo”. Además, en muchas ocasiones el cliente ya tiene prediseñado el logotipo en su mente. Ya saben como quieren que sea, el tipo de colores, la tipografía. Esa idea generalmente está creada basándose en la imagen de sus marcas referentes o en las marcas de su competencia. Sin tener en cuenta la estrategia, solo centrándose la parte visual ¿Para que necesitas entonces a un diseñador? 😉

Del naming, el registro de marcas hablaremos más adelante (no te lo pierdas).

Por tanto, ¿Qué es una marca?

Mientras que el logotipo es una representación gráfica específica de la marca, la marca abarca una gama más amplia de elementos que contribuyen a la identificación y percepción de una empresa en su conjunto. El logotipo es una herramienta visual esencial dentro de la estrategia de marca, pero no la única, de ahí que habitualmente confundamos ambos términos.

La marca es por tanto un concepto más amplio y abarca todos los elementos que identifican y diferencian los productos o servicios de una empresa. Incluye no solo el logotipo, sino también el nombre de la empresa, los colores corporativos, el eslogan, la tipografía específica, la voz de la marca, los valores asociados, la experiencia del cliente, entre otros. Además de su función de identificación, una marca también puede transmitir valores, calidad, confiabilidad y otros atributos asociados a la empresa. La gestión adecuada de una marca puede contribuir significativamente al éxito comercial al establecer una conexión emocional con los consumidores y diferenciar los productos o servicios en un mercado competitivo.

La marca es la imagen completa que una empresa quiere proyectar, y puede abarcar aspectos tangibles e intangibles. Es importante destacar que la marca no se limita simplemente a elementos visuales; también abarca la experiencia del cliente, la reputación de la empresa y la percepción general que tienen los consumidores sobre la misma.

 

¿Cómo empezamos a construir una marca?

Lo primero que necesitamos es dar forma a la marca, para ello utilizamos la “estrategia de marca”. Todas las empresas formamos parte de un mercado, no estamos solos y hay más proyectos y marcas como la nuestra, estamos dentro de un tablero de juego. Nuestro objetivo es diferenciarnos y para ello necesitamos una estrategia para conquistar parte de ese mercado, y poder así movernos y posicionarnos en ese tablero de juego.

Para ello, analizamos nichos de mercado que son segmentos de mercado con características homogéneas, lo que llamamos nuestro cliente objetivo, al que queremos conquistar. Donde, además, hay unas particularidades específicas, unos valores, cultura, costumbres, gustos, que debemos de analizar y valorar.

Una buena estrategia debe de ser definida con honestidad, y construir una estrategia que se adecue a como es la marca realmente. Es el único fin para que funcione realmente una estrategia. Para ello, tenemos que “definir como debemos ser”, conocer y preguntarnos ¿Cuáles son nuestros cuatro valores como empresa? Contestando a esta pregunta, ayudará a diferenciarnos para posicionarnos en el mercado y crecer, así como empresa.

Pero si estas interesado en conocer más sobre estrategia de marca, tenemos este post para ti.

 

¿Cómo elegir al estudio o diseñador para mi marca?

Hay agencias, estudios o imprentas que te van a cubrir esa necesidad, pero hay que saber muy bien que es lo que queremos contratar; si un logotipo o una marca.

ANTES DE PONERME A BUSCAR UN ESTUDIO DE BRANDING:

Conocer perfectamente nuestro presupuesto y que cantidad podemos utilizar para invertir en nuestra marca. Conocer en qué fase empresarial estoy; inicio, crecimiento, expansión, madurez, decadencia o renovación. Tener claros los valores de mi empresa, público objetivo,… Debemos de tener muy claro el objetivo que esperamos conseguir al contratar el servicio de branding.

EN BUSCA DEL ESTUDIO DE DISEÑO:

Elegir un estudio de branding adecuado para desarrollar tu marca es una decisión crucial que puede tener un impacto significativo en el éxito de tu negocio. Lo primero que tienes que hacer es entrar a conocer sus proyectos o portfolio, para conocer los proyectos en los que han trabajado dichos diseñadores anteriormente, para conocer su estilo de trabajo y si conoce vuestro sector de actividad empresarial. Pregunta sobre el proceso que sigue el estudio en la creación de una marca. Un buen estudio debería tener un proceso claro y estructurado que incluya investigación, desarrollo estratégico y diseño.

La comunicación efectiva es crucial en cualquier proyecto. Asegúrate de que el estudio pueda comunicarse de manera clara, a través de los medios con los que tu trabajes habitualmente, ya sea email, presencial o WhatsApp, y que estén dispuestos a escuchar tus necesidades y objetivos. Valora la capacidad del estudio para adaptarse a tus necesidades específicas, aclara los costes de la inversión desde el principio y asegúrate de que estén dentro de tu presupuesto.

Por último, el desarrollo de una marca no es solo un proyecto único; es un proceso continuo. Asegúrate de que el estudio esté dispuesto a mantener una relación a largo plazo y pueda proporcionar servicios adicionales según sea necesario.