cómo crear tu propia marca de aceites de oliva

Guía Completa: Cómo Crear tu propia marca de aceites de oliva vírgenes extra

 

Crear tu propia marca de aceite de oliva virgen extra es un emocionante viaje lleno de desafíos y oportunidades. Desde la selección del aceite hasta el diseño del envase, cada paso es una oportunidad para expresar tu creatividad y dejar una huella única en el mundo del aceite de oliva. ¡Así que adelante, emprendedor! Con determinación, pasión y dedicación, tu marca de aceite de oliva virgen extra puede convertirse en un éxito rotundo.

Si necesitas ayuda o mentoría en el proceso, puedo ayudarte. Porque sé perfectamente tu situación, yo hace 8 años estaba en el mismo momento en el que estás tu (si quieres conocer mi historia, te la cuento aquí). Por ello, hemos creado un servicio exclusivo para el sector oleícola llamado «OLIVE BRAND«. Un plan de asesoramiento, creación de marca y acompañamiento en la creación de tu marca de aceites de oliva. Donde ponemos todo nuestro conocimiento y nuestra experiencia para ayudarte en este proceso y te sientas acompañada.

¿Alguna vez has soñado con tener tu propia marca de aceite de oliva virgen extra, envasando el esfuerzo de todo tu trabajo y poder añadirle más valor a tu propio aceite? ¡Bienvenido al fascinante mundo del emprendimiento oleícola!

Te lo digo desde la propia experiencia, en 2017, yo di el paso de seguir con el sueño de mi padre y crear nuestra propia marca familiar de aceites de autor. En este primer artículo, te guiaremos paso a paso para que puedas convertir ese sueño en una realidad palpable. Es una primera aproximación, pero poco a poco os iremos compartiendo más información detallada sobre los procesos, y todo el camino que nosotros hemos andando. Ahora solo coge tu libreta de ideas y prepárate para descubrir el emocionante viaje de crear tu marca de aceite y envasar esa pasión por el olivo bajo tu marca.

Relata tu historia y descubre tu identidad de Marca

Antes de sumergirte en el proceso de envasado y comercialización de tu aceite de oliva virgen extra, es fundamental definir la identidad de tu marca. ¿Qué hace especial a tu aceite? ¿Cuál es la historia detrás de tu producto?  Reflexiona sobre tus valores, tus objetivos y la imagen que deseas proyectar. Recuerda, tu marca no solo es un nombre, es una experiencia que transmitirá a tus consumidores.

Antes de buscar a tus proveedores de botellas, de etiquetas, a la almazara, … de todos estos trámites. Lo primero que tenemos que hacer es coger nuestra libreta de ideas y empezar a hacernos preguntas y a buscar nuestro nicho de mercado. Es decir, al público al que queremos dirigirnos. Debemos conocerlo, saber que necesita, dónde se encuentra, cómo se comunica y cómo nosotros podemos ayudarle a través de nuestros aceites. En definitiva, trabajar nuestra propuesta de valor y nuestro activo diferencial. Esta fase es la base de tu marca, debes de analizar el mercado, hacer entrevistas y buscar tu esencia.

Los consumidores conectamos con las historias, por tanto relata tu historia y conecta emocionalmente con tus clientes.

 

Crea el naming o nombre de tu marca

El nombre de tu marca es algo muy importante que tienes que trabajar y que considero crucial para el éxito de tu marca. Al momento de crear un nombre para tu marca de aceite de oliva virgen extra, es importante tener en cuenta varios aspectos para asegurarte de que sea memorable, relevante y efectivo. Aquí te dejo algunos consejos clave:

Relevancia y coherencia: Asegúrate de que el nombre de tu marca esté relacionado con el producto que vas a ofrecer. De la fase anterior vimos como establecer tus valores y tu historia, es muy aconsejable hacer una lluvia de ideas sobre los temas que tratamos en la historia de nuestra marca. Puede que algún concepto o nombre sean relevantes e importantes y que puedan formar parte de tu nombre de marca.

Diferenciación: Busca un nombre único que te distinga de la competencia. Evita utilizar términos genéricos o demasiado comunes que puedan confundirse con otras marcas (por ejemplo: olive, hacienda, cortijo, castillo, campos,…).

Facilidad de pronunciación y escritura: Elige un nombre que sea fácil de pronunciar y recordar. Evita palabras complicadas o poco usuales que puedan dificultar la comunicación y la memorización.

Disponibilidad del dominio y redes sociales: Antes de decidirte por un nombre, verifica la disponibilidad del dominio web correspondiente y de los perfiles en redes sociales. Es importante que puedas asegurar tu presencia online con el nombre elegido.

Significado y mensaje: El nombre de tu marca debe transmitir algún mensaje o valor asociado con tu producto. Puede ser la calidad, la autenticidad, la tradición o cualquier otro atributo que quieras destacar.

Internacionalización: Si tienes planes de expandir tu negocio a nivel internacional, considera la universalidad y la facilidad de comprensión del nombre en diferentes idiomas y culturas.

Evaluación legal: Antes de finalizar la elección del nombre, verifica que no esté registrado por otra empresa y que puedas utilizarlo sin infringir derechos de propiedad intelectual. Para ello entra en lo buscador de marcas de la OEPM

Pruebas de mercado: Una vez que tengas algunas opciones de nombres, realiza pruebas de mercado para evaluar la respuesta del público. Puedes realizar encuestas o focus groups para obtener feedback y afinar tu elección.

Registra la marca en la Oficina Española de Patentes y Marcas (OEPM)

Si finalmente ya tienes el nombre de tu marca muy muy claro, es el momento de registrarlo en la OEPM (cuesta 127,88€). La OEPM tarda unos meses en otorgarte la marca, por si tienes algún problema que no te pille con las etiquetas impresas, por tanto registra antes de comprar nada. Además, compra el dominio de la web y crea las redes sociales, independientemente de que no hagas la inversión de la web ahora, pero te aseguras de que no te lo quite nadie. Si quieres ver más información detallada sobre los registros de marca pincha aquí.

Antes de lanzar tu marca al mercado, es crucial asegurarte de cumplir con todas las normativas y requisitos legales. Esto incluye el registro de tu marca ante las autoridades competentes, así como el cumplimiento de las regulaciones de etiquetado y envasado de alimentos. ¡No te saltes este paso crucial para evitar problemas legales en el futuro!

 

Selecciona el tipo de aceites que va a formar parte de tu oferta

La calidad del aceite de oliva virgen extra es la piedra angular de tu marca ¿o no? Todo va a depender del tipo de aceite que necesite tu público objetivo. Quizás solo quieren un aceite de cercanía y a un precio económico. O por el contrario, un producto exclusivo de alta calidad. Es hora de establecer ¿Qué variedades de aceite vamos a incorporar a nuestra oferta?, ¿Qué caracteriza a nuestro aceite? ¿En qué formatos vamos a envasarlo?

Si tu caso es que vas a directamente a comercializar aceites de oliva y no eres productor, asegúrate de elegir un proveedor de confianza que ofrezca un producto de primera calidad (si es lo que buscas, claro). Investiga sobre las variedades de aceitunas disponibles y sus características organolépticas. Busca ese equilibrio perfecto entre el aroma, el sabor y la textura que representarán a tu marca en el mercado, uno de los valores intangibles y diferenciadores de tu marca.

 

Diseño de packaging y experiencia de cliente de tu marca

El envase y etiquetado de tu aceite de oliva virgen extra son tu carta de presentación ante el mundo. Opta por un diseño atractivo y funcional que refleje la esencia de tu marca. Puedes elegir entre diferentes tipos de envases, como botellas de vidrio oscuro para proteger el aceite de la luz y conservar su frescura. En cuanto al etiquetado, asegúrate de incluir información clara y completa sobre el producto, como el origen del aceite, la variedad de aceitunas utilizadas y los atributos organolépticos.

Es muy importante que la imagen que transmita el packaging de tu aceite, sea coherente con tu estrategia de marca y los valores de tu marca. Por ello, invertir en branding y packaging es crucial para tener una marca única, genuina y original. Los profesionales del branding y del packaging tenemos en cuenta varios aspectos para garantizar que sea atractivo, funcional y efectivo. Aquí te detallo algunos puntos clave a tener en cuenta:

01/ Protección del producto

El packaging debe proteger el aceite de oliva de factores externos como la luz, el calor y el oxígeno, que pueden afectar su calidad y frescura. Opta por envases opacos y resistentes que preserven las propiedades del aceite durante el almacenamiento y transporte. Mi recomendación es que uses cristal opaco, bag in box o latas.

02/ Presentación atractiva

El diseño del packaging debe ser visualmente atractivo y transmitir la esencia de tu marca. Utiliza colores, imágenes y elementos gráficos que reflejen la calidad, la naturaleza y la autenticidad del aceite de oliva virgen extra.

03/ Información clara y completa

Incluye en el packaging información relevante sobre el producto, como el origen del aceite, la fecha de elaboración, la variedad de aceitunas utilizadas, las características organolépticas y los atributos de calidad. Asegúrate de que la información sea fácil de encontrar y comprender para los consumidores.

04/ Funcionalidad y practicidad

El packaging debe ser práctico y funcional tanto para el consumidor como para el productor. Considera aspectos como el tamaño, la forma y el tipo de tapón o cierre que faciliten la manipulación y el uso del aceite. Además, asegúrate de que el packaging sea fácil de almacenar y transportar.

05/ Sostenibilidad y ecología

Cada vez más consumidores valoran los productos que utilizan materiales sostenibles y respetuosos con el medio ambiente. Considera utilizar materiales reciclables, biodegradables o reutilizables para tu packaging, y comunica claramente tu compromiso con la sostenibilidad en el etiquetado y la comunicación de la marca.

06/ Diferenciación en el punto de venta

El packaging debe destacar en el punto de venta y captar la atención del consumidor entre la competencia. Utiliza elementos distintivos como formas, texturas o acabados especiales que hagan que tu producto se destaque en el estante y llame la atención de los clientes.

07/ Coherencia de marca

El diseño del packaging debe estar alineado con la identidad y los valores de tu marca. Asegúrate de que el estilo, los colores y los elementos gráficos sean coherentes con la imagen que deseas proyectar y refuercen la percepción de calidad y confianza de tu marca.

 

Marketing y Promoción

Una vez que tu marca de aceite de oliva virgen extra esté lista para su lanzamiento, es hora de poner en marcha tu estrategia de marketing y promoción. Utiliza las redes sociales y el marketing digital para dar a conocer tu producto y llegar a tu público objetivo. Organiza degustaciones y eventos para mostrar las cualidades únicas de tu aceite y crear una conexión emocional con tus clientes potenciales.

Recuerda, el boca a boca sigue siendo una de las formas más poderosas de promoción, así que no escatimes en esfuerzos para generar experiencias positivas que se conviertan en recomendaciones entusiastas. ¡Así que adelante, emprendedor! Con determinación, pasión y dedicación, tu marca de aceite de oliva virgen extra puede convertirse en un éxito rotundo.

OLIVE BRAND

Espero que este post te impulse a dar el paso para crear tu propia marca de aceite.

Recuerda que yo estoy aquí para ayudarte en todo el proceso. Con toda la información que a mi «yo de hace 8 años, le habría venido muy muy bien recibir. Principalmente para ahorrarme muchos errores»